¡¡Feliz Navidad y Próspero Año Nuevo!!
Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Últimos temas
» aquatime exceline
Mar Oct 09, 2012 4:48 am por Ben Kenobi

» Ideas para una mejor estrategia
Dom Oct 07, 2012 11:32 am por alirio_sasuke

» ¿Nos quedaremos sin alimentos?
Mar Jun 26, 2012 6:51 pm por Ben Kenobi

» Camarones en acuarios de agua dulce
Mar Jun 26, 2012 6:43 pm por Ben Kenobi

» Encuentran el eslabón perdido de los tiburones brillantes
Mar Jun 26, 2012 6:38 pm por Ben Kenobi

» Nueeeeeeevoooooooooooo
Mar Jun 26, 2012 4:59 am por alirio_sasuke

» Reactor de CO2 con Mejoras
Lun Mayo 21, 2012 6:00 am por Ben Kenobi

» CULTIVO DE LA CACHAMA
Dom Mayo 13, 2012 8:07 pm por Ben Kenobi

» Hola a todos
Miér Mayo 09, 2012 8:28 pm por Ben Kenobi

Los posteadores más activos de la semana

Sondeo

¿Que tipo de alimentación le das a tus peces?

38% 38% [ 10 ]
4% 4% [ 1 ]
8% 8% [ 2 ]
50% 50% [ 13 ]

Votos Totales : 26

Visitas

La Iluminación en el Acuario

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La Iluminación en el Acuario

Mensaje  Ben Kenobi el Lun Ago 15, 2011 11:40 am

Cuando hablamos de iluminación en el acuario, siempre aparece la relación Watt/litro y casi siempre, haciendo referencia a la cantidad de luz necesaria para que las plantas realicen el proceso fotosintético, es decir para que las plantas se desarrollen correctamente.
Y así como los peces requieren de unas condiciones de agua determinadas y un tipo de alimentación según su biotopo de origen, las plantas, también requieren que se cumpla con los parámetros en cuanto a calidad de agua y alimentación, pero además, necesitan de determinados parámetros lumínicos, tanto en intensidad, como en cantidad de horas/luz diaria, necesaria para realizar el proceso fotosintético, fuente de su propia existencia.


Pero resulta ser que esta relación, Watt/litro (W/l), no es aplicable, así como se expresa, para medir la cantidad de luz que las plantas necesitan para realizar su proceso vital.

¿Cómo? ¿Qué?

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Vamos a ver si puedo explicarme un poco mejor: El vatio o watt, es una unidad de potencia que se utiliza para medir el consumo de energía eléctrica de cualquier aparato o equipo que la utilice, una radio, un ventilador, una plancha o una lámpara consumen una cantidad determinada de energía eléctrica, esa cantidad se mide en Watt/hora. En nuestro caso, una lámpara consume o usa, una cantidad de energía eléctrica, que se mide en watts, pero esto no quiere decir que toda esa energía consumida se transforma en luz visible, gran parte de esa energía, de esos watt, se transforman en calor, en otras ondas fuera del espectro visible (infrarrojas y ultravioletas) y en pérdidas por contacto.

Entonces es costumbre entre nosotros los acuaristas (y yo también he caído en esta errónea apreciación) aconsejar a otros acuaristas, por ejemplo: “en un acuario plantado se debe considerar 1 Watt por litro de agua”.
¡Cuan errados estábamos…!
Supongamos por ejemplo un acuario plantado de 100 litros = 100 Watt (1Watt por litro), pero… ¿Es lo mismo colocar una lámpara común incandescente de 100 Watt, que dos tubos PL de 50 Watt cada uno, que una lámpara HQI de 100 Watt?
La respuesta es NO…
Y para explicarlo, debemos adentrarnos un poco más en los misterios de la luminotecnia.

Ya vimos que Watt no es sinónimo solo de luz visible, ahora sabemos que parte de esos Watt, se pierden y si pudiéramos medir con exactitud, cuanto de esos watt perdemos o mejor dicho, cuanto de esos watt se transforman en luz visible, en flujo luminoso, podríamos medir este flujo luminoso en watts, pero para medir este flujo, existe otra unidad de medida: El lumen, esta unidad mide la cantidad de luz que emite una fuente luminosa en todas direcciones y varía muchísimo de un tipo de lámpara a otra.
Manteniendo el ejemplo anterior:
· Una lámpara incandescente normal de 100 Watt emite un flujo luminoso de 1350 lumen (lm)
· Dos tubos compactos PL de 50 Watt cada uno emiten 9600 lm (4800 lm c/u)
· Una lámpara HQI de 100 Watt emite 13000 lm
Como se puede apreciar claramente, una lámpara HQI emite aproximadamente el 1000% mas de luz que una lámpara incandescente normal y el 140% más de luz que dos PL, a su vez, dos PL emiten el 700% mas de luz que una lámpara incandescente normal de 100 Watt. Todo esto utilizando siempre la misma cantidad de energía eléctrica es decir usando 100 Watt.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Queda demostrado con esto que esa relación Watt/litro no es aplicable, pues a igual cantidad de consumo en Watt, hay un diferente flujo luminoso, de acuerdo a la lámpara utilizada.
Pero no termina aquí la cosa, ya vimos que lumen, es la unidad de medida del flujo luminoso de una fuente de luz, que emite en todas direcciones, pero ¿Que pasa cuando colocamos una lámpara dentro de un artefacto reflector? Pues que la luz emitida por la lámpara se concentrará en una sola dirección, a este flujo luminoso unidireccional se le conoce como Intensidad Luminosa.
Esta intensidad luminosa está dada por la reflectancia y la dispersión del elemento reflector.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Para comprenderlo mejor supongamos una lámpara idéntica para cada uno de los siguientes reflectores: Un reflector negro, un reflector blanco y otro espejado. ¿Cual de los tres dará una mayor intensidad luminosa? Lógicamente un reflector espejado, porque refleja (valga la redundancia) cerca del 90% de la luz que incide sobre el (solo un pequeño porcentaje se pierde por dispersión), un reflector blanco devuelve cerca del 60% de la luz que incide sobre el, mientras que un reflector negro, absorbe prácticamente todo el flujo luminoso que incide en el. [001 Tt2] [001 Tt2]
Hasta aquí tenemos que para un mismo tipo de lámpara, tenemos el mismo flujo luminoso, pero que dependiendo del tipo de reflector utilizado, la intensidad luminosa para una determinada dirección, varía entre el 100% y casi el 200% del flujo luminoso.
Para hacerlo un poco más entendible supongamos una lámpara incandescente normal.
Dijimos que esta lámpara emite un flujo luminoso equivalente a 1350 lm en todas las direcciones, pero al interponer diferentes reflectores obtenemos los siguientes valores:

Cuando interponemos un reflector negro obtenemos el 100% del valor de flujo luminoso (determinado por el fabricante) en una única dirección, pues el color negro no refleja nada de luz y solo se toma en cuenta la luz emitida por la lámpara

Cuando interponemos un reflector blanco obtenemos un incremento de flujo luminoso equivalente a un 60% mas de luz, pues parte de los haces de luz son reflejados en una dirección concreta y se suman a los haces emitidos por la lámpara en dicha dirección, con lo que se obtiene un incremento en el flujo luminoso.



Y cuando se interpone un reflector espejado, este devuelve hasta un 90% del flujo recibido, con lo cual este se incrementa en dirección a un punto concreto (recordemos que un poco se pierde por dispersión), lo que sumado al flujo luminoso de la lámpara, nos da un incremento relativo del 180%

Entonces como hemos visto hasta aquí, la determinación de la intensidad luminosa depende, por un lado, del tipo de lámpara utilizado y por otro del reflector en el que se coloque dicha lámpara.
Pero no termina allí la cosa, todavía quedan dos factores más a tener en cuenta para determinar la intensidad luminosa que incide en un acuario.
El primero es la iluminancia, que es ni más ni menos que el flujo luminoso recibido por cualquier objeto, según la distancia de la fuente luminosa. Para entender este concepto podemos decir que cuanto mas cerca esté la fuente de luz (lámpara) del objeto a iluminar, mas cantidad de flujo luminoso recibe y contrariamente, cuanto más lejos menor cantidad de flujo luminoso, este concepto se expresa en física como “Ley inversa de los cuadrados”.
.Según esta ley, la intensidad varía proporcionalmente al inverso de la distancia. Así, cuando la distancia se duplica, la intensidad se divide por cuatro. Si la distancia se triplica, la intensidad pasa a ser nueve veces menor y así sucesivamente.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] También tenemos otro modificador de la intensidad luminosa en un acuario, que si bien no tiene nada que ver con la física de la luz, no por eso deja de ser menos importante a la hora de relacionarlo con la iluminación final que recibirán tanto plantas como peces e invertebrados, este modificador es el agua misma, el agua tiene dos propiedades básicas que modifican el nivel de intensidad luminosa, la reflexión y la dispersión.
La reflexión es la capacidad que tiene el agua de devolver a la atmósfera, en forma de reflejo, parte de la luz que incide sobre ella y por ende, los rayos reflejados deben ser restados de la intensidad luminosa que finalmente ingresa al medio líquido. La otra propiedad es la dispersión, esta propiedad es debida a los elementos que se encuentran en disolución a nivel microscópico dentro del medio líquido y que generan una nueva barrera para los rayos de luz.

Esta propiedad es fácilmente observable en los acuarios nuevos, que tienen mucho material calcáreo en suspensión, todos alguna vez habremos visto el característico acuario de agua blanca, que aparece como pobremente iluminado, pero que a medida que transcurre el tiempo y esos materiales se van decantando, el acuario parece recibir una mayor intensidad luminosa.
Por último no podemos dejar de mencionar una característica común a toda lámpara, el agotamiento, toda lámpara sufre un desgaste, llamado agotamiento, que va reduciendo el flujo luminoso, hasta un momento en el cual la lámpara deberá ser reemplazada, esta característica, que algunos fabricantes llaman vida útil y otros mencionan como vida media, debe ser muy tenida en cuenta, pues al llegar a este período las lámparas decrecen en su flujo luminoso aumentando su consumo, por lo cual su eficiencia luminosa cae abruptamente.
He aquí el porque de que dos acuarios similares, iluminados con lámparas de igual potencia, se comporten de forma completamente diferente, pues baste se modifique levemente alguno de los factores antes mencionados, como para que las características luminosas sean completamente diferentes en cada acuario.
A mi modesto entender, sería más apropiado hablar de lumen/litro para determinar la cantidad de luz que necesita un acuario para funcionar correctamente, aunque esta medida siga siendo muy relativa, que seguir utilizando el famoso Watt/litro.
Finalmente, debemos recordar que en la naturaleza las plantas, al igual que los animales, reciben diferentes cantidades de luz tanto en forma diaria como durante el ciclo anual. En forma diaria la luz varía conforme avanzan las horas, in crescendo durante la mañana, hasta su máximo cuando el sol alcanza su cenit, decreciendo luego paulatinamente en horas de la tarde, mientras que anualmente lo que aumenta es el foto período, es decir el tiempo que el sol permanece iluminando desde el firmamento, más horas durante el verano, menos durante el invierno.
Reproducir todas estas variables en un acuario, es casi imposible, tanto desde el punto de vista práctico, como del económico y como siempre un ajuste intermedio es una buena solución.
Y como siempre, prueba y error es la única manera de alcanzar ese punto en el cual todo parece funcionar bien y no es porque alguien haya recomendado el uso de tal o cual sistema de iluminación o esa potencia de lámpara, sino simplemente de haber conseguido ese equilibrio entre los diferentes factores que intervienen.




[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar
Ben Kenobi

Masculino Mensajes : 164
Fecha de inscripción : 19/07/2011
Edad : 55

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.